David Berkowitz y John Wayne Gacy

David Berkowitz (1953-)

David Berkowitz, quien tristemente pasó a ser conocido como el Hijo de Sam, actuó por primera vez la mañana del 29 de julio de 1976. Fue uno de tantos ataques brutales que aterrorizaron a los ciudadanos de Nueva York a lo largo de un año. Durante el verano de 1977, cuando la terrible reputación del asesino se encontraba en su punto álgido y los ciudadanos estaban en estado de pánico por miedo a ser la próxima víctima, los bares y clubes estaban desiertos. Parecía que los esfuerzos de la policía de Nueva York y los equipos de operaciones especiales no eran suficientes para llevar ante la justicia al asesino en serie que, indiscriminadamente, disparaba a sus víctimas con una pistola de calibre 11 mm. Actualmente, Berkowitz, antes conocido como el Hijo de Sam y hoy un devoto cristiano, se encuentra en la cárcel y es improbable que vuelva a ser libre.

Berkowitz fue educado por sus padres adoptivos, una familia de clase media. Su madre biológica, Betty Broder, criada en Brooklyn, era una pobre madre soltera judía que intentaba arreglárselas para educar a una hija pequeña. Más tarde tuvo una relación con Joseph Kleinman y quedó embarazada. A Kleinman no le atraía la idea de tener otro hijo, así que, cuando David nació el 1 de junio de 1953, Betty lo entregó en adopción.

David fue adoptado por Nathan y Pearl Berkowitz, que lo adoraban. De su infancia nada hacía sospechar que fuera a convertirse en un violento asesino en serie. Sin embargo, como sucede habitualmente con los perfiles de estos asesinos, era una persona solitaria y se mantenía aislado de sus semejantes. Como muchos niños y adolescentes, se sentía poco atractivo y, aunque sus vecinos lo recuerdan como un niño “guapo”, tendía a manifestar una actitud agresiva y violenta y con frecuencia intimidaba a otros chicos. A sus padres les resultaba difícil sobrellevar su comportamiento hiperactivo.

Se ha dicho que la muerte de cáncer de su madre adoptiva cuando todavía era un adolescente le afectó mucho, y quizá hizo que empezara a ver la vida con resentimiento. Pearl Berkowitz falleció de cáncer en 1967, justo cuando la familia iba a trasladarse a una nueva zona residencial. En lugar de mudarse al nuevo barrio juntos como una familia, David y su padre acabaron compartiendo el apartamento.

Tras la muerte de Pearl, se agravó la inestabilidad mental de Berkowitz. Desarrolló una manía persecutoria, como si el mundo conspirara contra él. En la época en que su padre volvió a casarse y se trasladó a Florida, Berkowitz, de 18 años, se había vuelto todavía más solitario y cada vez estaba más aislado de la sociedad.  Su capacidad para la fantasía y el autoengaño crecía a la par que su aislamiento.

En el verano de 1971 se alistó en el ejército, donde destacó como tirador. Esta habilidad se convertiría unos años más tarde en su herramienta para asesinar con gran frialdad en las calles de Queens y Brooklyn.

En un primer momento, Berkowitz había sido creyente, pero su fe se debilitó al morir su madre. Más adelante se interesó por el judaísmo y el baptismo, pero finalmente perdió el interés por la religión en general. Aunque Berkowitz llegó a afirmar que su odio y resentimiento habían estado alimentados por el rechazo de su verdadera madre, a principios de los setenta la localizó y mantuvo una relación tanto con ella como con su hermanastra Roslyn. La familia, lejos de cualquier actitud hostil, lo recibió de forma abierta y cordial. Sin embargo, por razones que se desconocen, David finalmente dejó de interesarse por ellos y de visitarlos.

Todavía era virgen cuando se alistó en el Ejército y su única experiencia sexual durante los tres años de servicio fue con una prostituta. Este episodio hizo que contrajera una enfermedad venérea y gradualmente se agudizaron su odio y frustración hacia las mujeres. Fue entonces cuando afloró en David un impulso pirómano y causó cientos de incendios en la ciudad.

El instinto destructivo de incendiar edificios pronto desembocó en algo más siniestro: asesinar y mutilar a personas inocentes. La carta que escribió a su padre, donde se aprecia una aguda paranoia y neurosis, es un buen indicio de lo que ocurría en su psicótica mente: “La gente me odia. No creerías cuánta gente me odia. Muchos quieren matarme. Y ni siquiera los conozco, pero aún así me odian. La mayoría son jóvenes. Voy andando por la calle y me escupen y me dan patadas. Las chicas me llaman feo y son las que más se meten conmigo. Los chicos simplemente se ríen. En cualquier caso, pronto las cosas cambiarán a mejor”.

Sacado de: http://crimeneinvestigacion.com/crimen/criminales/david-berkowitz-el-hijo-de-sam/

John Wayne Gacy (1942-1994)

“El payaso asesino”

gacy

“No se puede ser un personaje que lleva una vida secreta con éxito, si no se manipula a veces”

 

ACTIVIDADES: Fue vendedor de zapatos. Trabajó en una oficina del Partido Demócrata del área de Chicago donde fue fotografiado con la Primera Dama Rosalynn Carter. También se vestía como Pogo el payaso para entretener a los niños.

RASGOS DESPRECIABLES: Su padre abusivo.

HOBBIES: Pintar retratos de payasos.

FRASES MEMORABLES: “Un payaso puede salirse con la suya”.

¿Qué está permitido hacer? – “Todo lo que se pueda sin ser pillado”.

¿Qué es bueno? – “Todo lo que es bueno para mí”.

NÚMERO DE VÍCTIMAS: 33

FECHA DE ASESINATOS: 1972-1978

FECHA DE DETENCIÓN: 21/diciembre/1978

ÚLTIMA COMIDA: Una docena de camarones fritos, un cubo de pollo de KFC, una libra de fresas y papas fritas.

ÚLTIMAS PALABRAS: “Kiss my ass”.

¿DÓNDE ESTÁ AHORA?: Gacy fue ejecutado por inyección letal el 10 de mayo de 1994, en el Centro Correccional Stateville, en Crest Hill, Illinois.

Desde temprana edad tuvo una difícil relación con su padre, un alcohólico que abusaba físicamente de su madre.

Trabajó por un corto período en Las Vegas. Al regresar a Illinois, Gacy acudió a una escuela de negocios y comenzó moderadamente una exitosa carrera como vendedor de zapatos en Springfield, Illinois, donde se convirtió en miembro de la organización Jaycees.

Según un estudio del profesor de sociología de la Universidad de Alabama, Dennis L. Peck, “John Wayne contrajo nupcias en 1964. Aquel año también tuvo su primera experiencia homosexual”. Se mudó a Waterloo, Iowa, donde fue gerente de un restaurante de la cadena Kentucky Fried Chicken, perteneciente a la familia de su esposa.

El primer matrimonio de Gacy terminó luego de ser declarado culpable por abuso sexual a menores en 1968. Fue sentenciado a 10 años de prisión por este crimen, pero luego de 18 meses y debido a su buen comportamiento, salió en libertad condicional el 18 de junio de 1970. Después de abandonar la cárcel, se mudó nuevamente a Illinois, donde ocultó su registro criminal con éxito, hasta que la policía comenzó a investigarlo por los asesinatos posteriores. En 1971, compró una casa en un sector anónimo de Norwood Park Township. Allí estableció su propio negocio dedicado a la construcción, PDM Contracting.

Gacy se casó por segunda vez con una mujer que conoció en la secundaria y ella, junto a sus dos hijas, se mudó junto a él. Se convirtió en un importante y respetado miembro de la

Pogo (Gacy)

Pogo (Gacy)

comunidad. Además de su show como payaso, se hizo partícipe activo del Partido Demócrata, como voluntario para limpiar las oficinas del partido. Eventualmente se convirtió en vocal de mesa. En este puesto fue capaz de conocer, e incluso ser fotografiado con la entonces futura Primera Dama, Rosalynn Carter. De hecho, Carter autografió la fotografía: “Para John Gacy. Los mejores deseos.” Durante la búsqueda en la casa de Gacy, luego de ser arrestado, esta foto causó una vergüenza mayor al Servicio Secreto de los Estados Unidos, ya que en ella aparecía John con una chapa en su solapa que mostraba una letra “S”, lo que significa que el Servicio Secreto le había otorgado la autorización para acceder a información clasificada.

El segundo matrimonio de Gacy terminó y su esposa se divorció de él a mediados del año 1976. En 1977, David Daniel, quien tenía 28 años entonces, declaró que John le ofreció llevarlo a la estación de buses, pero Daniel se rehusó. También dijo que Gacy era muy insistente, llegándole a pedir siete veces, incluso ofreciéndole marihuana. De dos víctimas que fueron reportadas como “sobrevivientes”, Daniel es el único vivo en relatar el procedimiento de John Wayne Gacy.

Ninguna sospecha recayó en Gacy, hasta el 12 de diciembre de 1978, cuando fue investigado después de la desaparición del adolescente de 15 años, Robert Piest, quien fue visto por última vez junto a él. Un allanamiento en casa de John reveló diversos artículos relacionados a otras desapariciones.

El 22 de diciembre de 1978, Gacy acudió a sus abogados y confesó sus crímenes. Declaró haber asesinado por primera vez en enero de 1972. También confesó haber matado a 33 individuos e indicó la ubicación de 28 de los cuerpos a la policía. Estaban enterrados en su propiedad. Las otras cinco víctimas, dijo, las había arrojado al cercano río Des Plaines. Al menos una de las víctimas fue recogida en la estación de buses. El individuo más joven tenía sólo 9 años y el mayor tenía cerca de 20. Ocho de las víctimas estaban tan descompuestas que nunca fueron identificadas. Los cuerpos fueron descubiertos desde diciembre de 1978 hasta abril de 1979, cuando la última víctima conocida fue hallada en el río Illinois.

El 6 de febrero de 1980 comenzó el juicio de Gacy en Chicago. Durante el juicio, él se declaró no-culpable, alegando problemas de orden mental. Sin embargo, su testimonio fue rotundamente rechazado. Su abogado argumentó que John tenía lapsos de locura temporal en el momento de cada asesinato, pero antes y después, recobraba la normalidad para atraer y disponer de las víctimas.

En un momento del juicio, la defensa de Gacy intentó afirmar que las 33 asesinatos fueron muertes accidentales como parte de una asfixia erótica, pero el forense del condado de Cook demostró con evidencia que estas afirmaciones eran imposibles. Además, Gacy ya había confesado a la policía y era incapaz de suprimir tal evidencia.

Pintura de Gacy.

Pintura de Gacy.

John Wayne Gacy fue hallado culpable el 13 de marzo y fue sentenciado a la Pena de muerte. John Gacy fue ejecutado el 10 de mayo de 1994 en la penitenciaría Stateville en Crest Hill, Illinois, por medio de una inyección letal. Esto sucedió después de su última comida: camarón, pollo frito, fresas y patatas fritas.

De acuerdo a los reportes, Gacy no expresó remordimiento. En una de sus últimas charlas con su abogado, le dijo que su muerte no haría regresar a ninguna de las víctimas. Sus últimas palabras antes de morir fueron: “Bésame el culo. Nunca encontrarán a los demás”, las cuales se las dijo a un guardia mientras era enviado a la cámara de ejecución.

Sacado de: http://asesinosenseriebios.blogspot.com/2009/10/john-wayne-gacy-el-payaso-asesino.html

 

 

This entry was posted in 10 psicópatas más peligrosos, David Berkowitz, John Wayne Gacy. Bookmark the permalink.

One Response to David Berkowitz y John Wayne Gacy

  1. El blog está muy interesante.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s